Hogar

somos nosotros mismos,

un sucuchito humilde

oliendo a fideítos caseros,

con esa salsita que aromatiza el corazón.

Hogar

es una incesante búsqueda de tregua

donde se prohíben tajantemente las risas

mal encaradas, o de por sí,

las negadas.

Hogar

puede ser una puertita en algún lugar,

chiquitita, no más grande que un cepillo

o puede contar con el espacio para un dedal.

Hogar

está en ese átomo, donde se rejunta

la barrabrava enemiga de tus diablitos,

que prohíben siempre, que tus sueños se congelen.

hogar

sos vos cuando, al leerme

no aceptas puntos finales.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s