A criterio personal

                No sería Aaron si no arrancara un nuevo post de martes, diciendo “hace cuanto que no escribo para ustedes” pero no es el caso. No quisiera darles el gusto. Estaba pensando en escribir acerca de lo que hice el mes pasado, que estuve subiendo sin parar mientras que rendía. Pero estoy con ánimos de escribir algo sin corazonadas ni edición. Algo de lo que tenga ganas de opinar sin tanto trabajo.

                Los criterios son algo variantes. Existen aquellos fornidos y duros, que no los cambiaría ni aquel que recitara todos los Atlas habidos por haber de la mano del mejor crítico. Y están los otros, bajitos, penosos y hasta avergonzados que se miran los  dedos de los pies esperando a que alguien mejor opine algo que contraste con aquello que nunca se anima a cuestionar, solamente para apoyarse con él o ella y decir: “estoy de acuerdo” porque no tiene ánimos o fuerzas para opinar según sus perspectivas.

                Sí, también las hay en términos medios, de las que son capaces de torcerse en caso de aceptar estar mal y de las que no implantan tan severamente frente a otras. Personalmente, me gusta creer que yo me encuentro ahí. Y todo quedaría acá, en una clasificación.  Pero es que el humano es bandero casi por naturaleza y se verá en el futbol, en otros deportes y en la política. Pienso que en las últimas épocas se ha contrastado como el fanatismo llega a tomar de rehén el criterio propio.

                Honestamente, esto nació porque dos personas que miro en youtube empezaron a tirarse mierda entre ellos, —Como si quieren llegar a las manos, me da igual. Yo disfrutaré de su contenido— y vos llegas a las cajas de comentarios y es una batalla campal. A la más mínima insinuación de darle un visto bueno al otro se te cae toda imagen y argumento, hasta meme podrías acabar siendo. Y esto es mínimo, efímero, comparado con lo demás. Estos dos youtuberos podrían estar masajeándose por privado mientras sus fans se pelean virtualmente. Pero salgamos un rato afuera. Todavía recuerdo un caso en un partido de futbol —Retomo constantemente ese deporte porque es donde está muy claro mi punto— Creo que era un partido entre Racing y no sé qué otro equipo. Un muchacho (de Racing, creo) acabó entrando en la hinchada contraria por error antes de que empezara el partido. Por allá cerca del segundo tiempo si no me equivoco, a este hombre lo descubren y empiezan a empujarlo hacia abajo hasta que llega a una baranda, donde debajo estaba la entrada a la tribuna (con una altura de más de 2 metros) y lo siguen empujando hasta que lo tiran por la baranda. Por ser del equipo contrario. No se queden con mi palabra, buscad si quieren pero en un rápido resumen estoy casi seguro de que fue así. Y vos pensás, ¿Qué mierda les pasa?

                La bacteria del fanatismo es grave en el 2019. Las personas mutan y se trastornan en personas alocadas que alientan a todo pulmón a cosas que alientan aquellos de su mismo bando. Llegando a negar cosas concretas que están demostradas, llegando a divorciarse, perder amistades, familias, llegando a matar a alguien ajeno.

                En mi criterio personal… está claro que deberíamos tomar un poco de hielo en las cabezas y bajar los humos. ¿Cómo solucionarlo sino? Si aquel que fue frio y bajito que no ideó su criterio personal desde un principio, difícil le va a ser aprenderlo ahora que se manchó hasta el corazón. Solo hay que tener algo claro en estas cosas de la vida.

                Las opiniones sin contraste, son palabras al aire.

                Las opiniones cambian como cambia el clima. A menos que cambies de opinión por cuestiones de interés, a eso le llamamos hipocresía.

                Las opiniones no matan. La gente rencorosa sí.

                Y por último, el criterio. SIEMPRE a lo personal. Estés en el grupo, conjunto o movimiento que estés. Perspicaz es la oveja negra, que se tiñe para pasar desapercibida, mientras trabaja en sus cosas, sin ser señalada.

Sean felices, Aaron Konrat.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s